Juegos de Naipes

Reglamentos de Juegos de cartas y solitarios

La brisca

Septiembre 21st, 2012

Baraja:
A la brisca se juega con baraja española de 40 cartas

Jugadores:
Pueden jugar como mínimo dos jugadores. Se puede considerar a la brisca como una variante del tute, en la cual no existen los cánticos y en la que se reparten 3 cartas por jugador. Todo el resto del juego es exactamente igual.

Objetivo del juego:

La brisca se juega por bazas. En una baza cada jugador, por turno, juega una carta y el que gane la baza (según las reglas que se explicarán posteriormente) se lleva todas las cartas echadas (tantas como jugadores). Cuando se han terminado todas las bazas cada jugador (o pareja, según el caso) cuenta los puntos obtenidos (siguiendo los valores explicados en el punto anterior) y el que mas puntos obtenga gana un juego. El que obtenga 8 juegos gana la partida. Esto es lo mas habitual si bien hay regiones en las que se juega a mas rondas y otras en las que se juega a menos. Todo esto hay que hablarlo antes de empezar.
Empezando a jugar

Se reparten 3 cartas por jugador, y las cartas sobrantes se dejan encima de la mesa en un montón. En todos los casos la persona que reparte destapa la carta siguiente a la última carta repartida y la deja boca arriba al lado del montón sobrante. Dicha carta es la que pinta o triunfa, lo cual significa que ese palo es especial (mas adelante se verá el porqué).

Una vez repartidas las cartas, el jugador situado a la derecha del que repartió, también conocido como mano, comienza la jugada tirando una carta, llamada carta de salida y luego tirará el de su derecha, luego el de la derecha de éste y así sucesivamente hasta que tire el jugador que ha repartido las cartas, también llamado postre. En cada tirada cada jugador seguirá las siguientes reglas:

Cuando un jugador tira carta, esta en la obligación de intentar ganar la baza por lo que debe echar una carta del mismo palo que la carta de salida. A esto se le llama asistir.

Si además la tiene de valor superior (según los valores indicados en el primer punto) y aun no ha salido ningún triunfo en esa jugada, está en la obligación de echarla. A esto se le llama montar. En caso de haber salido ya un triunfo, no es necesario montar pero si asistir.

Si no es posible asistir ni montar (es decir no se tiene ninguna carta del mismo palo que la carta de salida), entonces hay que fallar, esto es echar un triunfo, con la salvedad de que si ya ha sido tirado otro triunfo, además se tiene la obligación de superarlo (pisar).

Por último si no tiene cartas del mismo palo que la carta de salida, y tampoco tiene triunfos, o bien si los tiene pero ninguno puede pisar al que ya hay en mesa, puede echar la carta que le venga en gana. A este último caso se le llama contrafallar.

Si se descubre que un jugador no ha cumplido con las obligaciones descritas, se dice que comete renuncio, y pierde ese juego.

Cuando la carta de salida es triunfo, se dice que el jugador que ha salido ha arrastrado. En tal caso y siendo coherente con las normas anteriores, se tiene que no existe la posibilidad de fallar, pero el resto de normas es exactamente igual, es decir, hay que asistir y montar, y si no es posible montar hay que asistir, y si no es posible ni asistir ni montar, se puede echar cualquier carta.

Al término de cada baza, todos roban una carta del montón sobrante en el siguiente orden: primero el jugador que ganó la baza, luego el de su derecha y así sucesivamente.

 

Otras consideraciones

El jugador (o pareja) que se lleva la última baza, suma 10 puntos adicionales. A estos puntos se les llama diez últimas o diez del monte.

En algunas regiones de España se juega de forma que cuando pinta una carta mas alta que un 7, el jugador que tenga el 7 de ese mismo palo puede intercambiar su carta con la que ha pintado siempre que gane una baza y haya indicado previamente que tiene el 7 poniéndole debajo de la que ha pintado. Si el pinte es menor o igual que un 7, se puede intercambiar de igual forma con el que tenga el 2.

En algunas regiones de España se juega de forma que el que supera los 120 puntos suma 2 juegos en lugar de 1. En otras regiones ocurre lo mismo pero al superar 100 puntos, y también hay lugares en donde no existe esa posibilidad.

Se denomina achicarse a dos situaciones:
– Cuando un jugador puede montar pero no lo hace por que ya hay un triunfo en mesa, y simplemente asiste.
– Cuando teniendo el as de cierto palo, un jugador sale de una carta mas baja para así comer el tres.

Se denomina Tirar las Cartas al hecho de que un jugador con menos de 10 puntos en sus cartas, crea a su juicio que es imposible que gane ese juego, por lo que regala el mismo a su rival, sin necesidad de jugar.

Cuando no hay cánticos gana el que supere los 65 puntos (pues hay 120 puntos en la baraja mas las diez últimas).

En caso de empate a puntos en algunas regiones de España se juega de forma que gana quien hizo las diez ultimas, y en otras se queda en empate.

Hay regiones en las que en el primer juego de cada partida sale el que tenga el dos de oros, en lugar del jugador mano.

También hay lugares en los que se juega con la opción denominada capote, sólo válida para el caso de 2 ó 3 jugadores. Se trata de que una vez robada la última carta del montón sobrante, si un jugador cree que se va a hacer todas las bazas que faltan y lo dice, si luego efectivamente es así, gana el juego independientemente de los puntos totales obtenidos.

 

Juegos de Naipes

Reglamentos de Juegos de cartas y solitarios

Z2: empresa de reformas en Madrid